Cuelgo las botas y me pongo las alas

Mi intención esta semana era escribir sobre la mesa redonda en la que participé en iRedes el pasado viernes 8 de marzo. Pero una gran noticia para mí ha cambiado la previsión inicial. Y es que mi etapa como Community Manager de Marca llega a su fin. Concretamente, será el próximo viernes 22 de marzo cuando tras casi dos años y medio me despida de la que ha sido mi casa en este tiempo. Y es que la posibilidad de convertirme en Community Manager de Red Bull es una idea irrechazable.

Así que a partir del próximo mes de abril cambiaré la redacción de la Avenida de San Luis, 25, por la trigésimo segunda planta del edificio Espacio de la madrileña Plaza de Castilla. Por el camino dejo a numerosos amigos como Francisco Rábano, quien me propuso como Responsable de Comunidad de Marca, Ramón Puchades, quien apostó por mí cuando otros jamás lo hubieran hecho, Álvaro Ménendez, una de las mejores personas que se han cruzado en mi vida, Palmira Ríos, quien ha soportado mis frustraciones y miedos mientras me enseñaba cómo gestionar dignamente la presencia de Marca en Redes Sociales, Miguel Senovilla, un genio capaz de sacar adelante un área de negocio con la compañía de su inseparable Carlos González; y a todo el equipo de Medios Sociales de Unidad Editorial en general y Marca en particular por su ayuda y colaboración diaria.

En este tiempo ha habido momentos para todo, pero como es habitual, ahora sólo me quedo con los buenos. Y quiero dar las gracias desde aquí a todos los que los habéis hecho posible. Gracias, gracias y gracias.

En el horizonte, una nueva aventura de la que deseo formar parte ya mismo. Red Bull, la compañía que comenzó como una bebida energética y que ha ido evolucionando hasta convertirse en un referente en los deportes extremos, espera. Confío en disfrutar de cada segundo y en aprender de todo el equipo con el que trabajaré a partir de ahora. Comienza la cuenta atrás: tres, dos, uno…

Anuncios